SOBRE MÍ

Julita Luco Echeverría, artista visual, pintora, chilena.

Nací en Madrid, España el 3 de Marzo de 1971.
Inicié mis estudios de pintura en 1997.

Pertenezco a la APECH, Asociación de pintores y escultores de Chile

Diseñadora Gráfica, Universidad del Pacífico, Chile 1994. 

Para mi pintar es una manera de vivir, de transmitir y expresar alegría. Mi obra tiene una gran fuerza emocional, ya que cada una de mis obras son parte de mis vivencias.

La pintura me permite expresarme completamente libre, casi sin límites, donde cuento y transmito mi mundo, mis sueños, mis visiones, perspectivas y sentimientos frente a la vida y también mi vida.

En mis 25 años dedicada a la pintura, tanto las temáticas como la técnica, han ido variando. Las temáticas van de la mano con las etapas que me ha tocado ir viviendo. Las obras cambian, pero lo que siempre se mantiene es la fuerza y el color en mis obras. El color es algo que va dentro de mí, a través de él me expreso, me lleno de energía, veo el brillo y luz de cada cosa o situación.

Tiene que ver con mi energía y mi manera de sentir y vivir.

El color para mí es alegría, luz, optimismo, energía, gozo, expresión.

Me inspira mi entorno, la vida diaria, la naturaleza, los colores, mi vida y las sorpresas de la vida.

Los últimos años he estado trabajando en torno al movimiento y como al reflejar esta acción en un cuadro se genera la percepción de participar y estar dentro del espacio retratado.  

En mis obras se refleja el fluir constante donde participa la fuerza del ambiente, sus luces, colores e infinitas tonalidades, movimiento, elementos visuales propios del espacio, entre otras variables.

Mis obras sobre el agua, reflejan pasión por aquello que me encanta, en sus miles de diferentes azules, verdes, turquesas y un sin fin de tonos propios de cada lugar. Hay mar, lagos y jardines acuáticos cubiertos de mágicos colores que aparecen flotando.

En el caso de la ciudad, imágenes y sensaciones se van plasmando junto a distintas situaciones y personajes sobre la tela. Imágenes sobre imágenes, que se ven y no se ven.

Más allá de la temática, mi obra se caracteriza por ser luminosa, intensa, explosiva, intuitiva, suelta y alegre, donde la particularidad visual es el manejo del color que refleja vida.

 

Trabajo principalmente con acrílico y pigmentos ya que me fascina trabajar con agua y este me permite expresarme más libremente a través del color, junto a mis drippings, chorreos, aguadas, manchas, transparencias, un brochazo, gestos, pintura chorreada, movimientos, las expresiones viscerales y mágicas en colores.